Carlota Corredera joven Carlota Corredera joven

Así estaba Carlota Corredera hace 28 años. ¿Pero qué magia es esta?

Como buena gallega que es, lo de Carlota Corredera parece cosa de ‘meigas’ (‘que habelas hailas’). Y es que la presentadora no ha cambiado ni un ápice en los últimos 28 años y, como si de un pacto con el diablo se tratase, luce ahora, con 47 años recién cumplidos, igual que cuando Carlota Corredera era joven y tenía 19. ¡Y no es una exageración!

Como buena gallega que es, lo de Carlota Corredera parece cosa de ‘meigas’ (‘que habelas hailas’). Y es que la presentadora no ha cambiado ni un ápice en los últimos 28 años y, como si de un pacto con el diablo se tratase, luce ahora, con 47 años recién cumplidos, igual que cuando Carlota Corredera era joven y tenía 19. ¡Y no es una exageración!

Así lo ha demostrado con su última publicación en Instagram, que muestra a una Carlota Corredera joven – aunque insistimos, no encontramos la diferencia con su aspecto actual – disfrutando de un día de playa con su hermano cuando acababa de sacarse el carnet de conducir en agosto de 1993.

«¡Me reconozco tanto en esta imagen! Las cejas salvajes, el acné que tanto me acomplejó, mi pasión por los sombreros, mi actitud guerrera a pesar de las inseguridades» ha confesado nostálgica, recordando cómo era hace 28 años y lo poco que ha cambiado en su actitud frente a los complejos desde entonces y dando un sabio consejo a esa «Carlotiña» que poco podía imaginar «lo que te queda aún por vivir».

MÁS EN CRUSH
El kiosko: Penélope Cruz, Silvia Pantoja y Carlota Corredera en bañador

«Levanta la barbilla y sé fiel a ti misma. Como ese agosto del 93», ha dicho Carlota a su yo como Carlota Corredera joven hace 28 años que, en su Vigo natal y comenzando sus estudios de periodismo, poco podía imaginarse que en 2021 sería una de las presentadoras más populares y queridas de la pequeña pantalla, felizmente casada desde 2013 con el amor de su vida, Carlos de la Maza, y madre de una niña de 6 años llamada Alba en la que está completamente volcada.